Märta Tikkanen

Estaba sentada junto a mi madre
teniéndole la mano
cuando estalló su mirada celeste.
En ese instante yo le prometí
que yo nunca diría como ella:
No me permitieron.
Lo que diré
si tengo que hacerlo es:
No he hecho.

marzo 25, 2021 at 11:47 am Deja un comentario

Jennifer Strauss: Eva

– Creo que lo llamaré jirafa –

Él habla: ella sonríe, está

siempre sonriendo, pero no

discrimina, sólo

observa el amplio jardín

con placer ilimitado.“

¡Jirafa!” dice él, con énfasis,

haciéndola mirar, luego suspira

“No es fácil, tener que encontrar

tantos nombres diferentes”.

Animada, ella le ofrece ayuda:

él no está convencido.

“Bueno, en realidad fue a mí a quien Dios mandó

dar nombre a las criaturas… aunque quizá

podrías intentarlo con algo pequeño…”

“Pero si tengo grandes ideas”.

Él la toma de la mano,

“Ya veremos… amor mío… mañana…”

Mañana ella está tumbada al sol,l

a hierba cosquilleándoles los pies,

¿Dónde está jirafa? pregunta él.

“No sé, aquí”, dice ella, “por ahí”.

¡Bobadas! Mira, allí-(blande su dedo) allí, allí,no hay jirafa”… Pero

aún tienes bastante.

“No se trata de eso, está perdida

si yo no la veo, perdida,

o en algún otro sitio”.

Y Adán parte, en su búsqueda.

Y aunque el cielo es aún azul,

las hojas de un verde intenso,

hay un espacio en blanco,

un hueco dentro de la creación

que se llama jirafa, que significa

lo otro, la ausencia, la falta de algo.

Eva se siente, por primera vez,

vacía… aludida

(sobre su cabeza en el árbol

pero madura y al alcance de la mano)la fruta brilla,

redonda, sustanciosa.

marzo 25, 2021 at 11:15 am Deja un comentario

Jennifer Strauss: What women want

What women want:

Sin querer de manera alguna

dar nombres o poner en evidencia

a los pesos más pesados,

tengo noticias para Freud

y para Poncio Pilatos

incluso en broma

fueron demasiado abstractos.

Aquí tenéis algo

que las mujeres quieren

de manera específica, de verdad

yacer con un amante

toda una tarde

tan juntos que la piel

sólo conozca límites

a través del contacto

y que la mente abandone

todo tipo de alarde director,

hasta que susurrar

¿Qué estás pensando?

sea sólo un juego de palabrasr

asgando la luz

y tan inofensivas

como la ola más tranquila

sobre la arena bañada por la marea.

Es verdad

El tiempo y el deseo pueden detenerse

aunque también es cierto

que los relojes van más rápido

que el lento deslizar de la luz

por el suelo y por las paredes

y que a veces la lengua

no acaricia suavemente

sino que se dispara en palabras

para crear divisiones

más cortantes que cualquier espada

entre los cuerpos dormidos.

Quizá la separación sea esencial,

como el sueño o el sexo,

pero las mujeres quieren

algunas veces aún yacer

realmente unidos

toda una tarde

despiertos, sin deseo.

marzo 25, 2021 at 11:00 am Deja un comentario

Rupi Kaur: Belleza

Que veas belleza aquí

no quiere decir

que haya belleza en mí

quiere decir que hay belleza arraigada

tan dentro de ti

que no puedes evitar

verla en todas partes.

marzo 25, 2021 at 10:32 am Deja un comentario

Sylvia Plath: Canción de amor de la joven loca

Cierro los ojos y el mundo muere;
Levanto los párpados y nace todo nuevamente.
(Creo que te inventé en mi mente).

Las estrellas salen valseando en azul y rojo,
Sin sentir galopa la negrura:
Cierro los ojos y el mundo muere.

Soñé que me hechizabas en la cama
Cantabas el sonido de la luna, me besabas locamente.
(Creo que te inventé en mi mente).

Dios cae del cielo, las llamas del infierno se debilitan:
Escapan serafines y soldados de Satán:
Cierro los ojos y el mundo muere.

Imaginé que volverías como dijiste,
Pero crecí y olvidé tu nombre.
(Creo que te inventé en mi mente).

Debí haber amado al pájaro de trueno, no a ti;
Al menos cuando la primavera llega ruge nuevamente.
Cierro los ojos y el mundo muere.
(Creo que te inventé en mi mente).

marzo 25, 2021 at 10:15 am Deja un comentario

Märta Tikkanen

Te quiero tan desmedidamente
dijiste
nadie ha podido amar nunca como yo
He construido una pirámide con mi amor
dijiste
te he colocado sobre un pedestal
muy por encima de las nubes
Ésta es la historia de amor del siglo
dijiste
existirá para siempre
será admirada durante toda la eternidad
dijiste

A mí me fue difícil dormir
las primeras setecientas treinta noches
después de haber comprendido
lo desmedidamente que tú amas
tu amor

marzo 25, 2021 at 10:00 am Deja un comentario

Rupi Kaur: Oro

el mundo

te hace

tanto daño

y aquí estás

extrayendo oro de él

-no hay nada más puro que eso-.

marzo 25, 2021 at 12:39 am Deja un comentario

Märta Tikkanen

Cuanto más vieja me voy haciendo
más quiero
a mi madre
más la echo de menos
mejor la comprendo
más cerca me siento de ella
más rarezas suyas
descubro en mí
para sorpresa mía

Me gustaría escribir
sobre mi madre
y la abuela de mi madre
y mis dos abuelas
y la abuela de mi padre

Me gustaría escribir
sobre las madres
me gustaría escribir
sobre Fredrika
me gustaría escribir
sobre todas aquéllas
que ya han muerto
y a las que yo tanto quiero y tanto echo de menos

y que se llamaban Margit
Julia
Emma Ester
Y Aurora Concordia
las que estaban casadas con Runeberg
y con Gösta y Alfred
y Uno y Adam Edvin y Gustavo Adolfo

me gustaría escribir
de la herencia que nos dejaron
de todo lo que comprendieron y supieron y sintieron
de todo aquello que ellas tuvieron fuerzas
para no tener en cuenta
de todo en lo que creyeron y esperaron
y amaron

De “La historia de amor del siglo”

marzo 25, 2021 at 12:00 am Deja un comentario

Berta Piñán: Llena

LLENA



El ríu arrastraba plásticos y botelles,

animales muertos. El primer día

vimos una bicicleta: pensamos que, total,

faltába-y una rueda. La mañana siguiente

baxaren, de siguío, dos postes de la lluz

y esa nueche sacamos veles y candiles vieyos

del desván. Al otru día salimos tempranu

a buscar la vaca: atopámosla como una ballena

pinta, nel pozu, embaxu casa. Nun foi a morrer

mui lloñe, diximos. Depués volvíemos

callaos a casa y nunca nun sabíemos desplicar

lo que nos pasaba.

El ríu arrastraba la vida y a veces,

dexábanos solos.

marzo 23, 2021 at 11:20 am Deja un comentario

Alejandra Pizarnik: Afuera hay sol

Afuera hay sol.
No es más que un sol
pero los hombres lo miran
y después cantan.

Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.

Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche
y barcos sedientos de realidad
bailan conmigo.
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.

Afuera hay sol.
Yo me visto de cenizas.

marzo 23, 2021 at 10:46 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Bienvenido

Si quieres leer buena poesía este es tu sitio. Comenta los poemas, déjanos poemas relacionados, participa como tú quieras...

Los poemas del mes de abril

El Poema de la semana

El poema de la semana y más (libros, literatura, autores)

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Difusión cultural

Los derechos de los textos y demás material expuesto en este blog pertenecen a sus autores o herederos o titulares de los mismos. Su exposición tiene únicamente como finalidad la difusión cultural y no persigue ningún fin publicitario ni comercial.

Selección de los poemas: Ana Zarabozo