Posts filed under ‘Autoras’

Märta Tikkanen

Estaba sentada junto a mi madre
teniéndole la mano
cuando estalló su mirada celeste.
En ese instante yo le prometí
que yo nunca diría como ella:
No me permitieron.
Lo que diré
si tengo que hacerlo es:
No he hecho.

marzo 25, 2021 at 11:47 am Deja un comentario

Li Qingzhou

AL LAGO LLEGÓ EL VIENTO

Al lago llegó el viento. Las grandes ondas se extienden infinitas.

Ya el otoño envejece, y son raros los juncos del río.

El rielar de las aguas y el colorido de los montes conmueven siempre al hombre.

Imposible cansarse de alabar sus bellezas siempre nuevas.

Ya los lotos lograron la plenitud madura de su forma y su vejez las flores de nenúfar.

El rocío refrescó las blancas floraciones acuáticas y las hierbas de la ribera baja.

Adormecidas en la arena, las garzas y las gaviotas no se dignan a volver la cabeza,

y parecen reprochar a los hombres

que hayan vuelto tan pronto.

Del libro: Segunda antología de la poesía china / [traducción, comentarios y notas de] Marcela de Juan — Madrid : Alianza, [2007]

………………………………………………………………………………………………………

LI (1084-c. 1155), escritora china de la Dinastía Song, nació en Shandong, en el seno de una familia de eruditos y militares.

Antes de casarse a los dieciocho años, ya era muy conocida como poeta. En 1101, se casó con Zhao Mingcheng, hijo de un importante funcionario con quien compartía un gran interés tanto por la poesía como por las colecciones de arte y la epigrafía. Al comenzar su marido su carrera militar, sus largas ausencias le sirvieron de inspiración para sus poemas, de hecho los dos escribieron poesía sobre la añoranza que sentían uno por el otro, su cariño, y poemas sobre el amor a sus hijos.

Las visicitudes políticas provocaron frecuentes traslados de la pareja y llegaron a perder gran parte de su colección de esculturas de bronce— difícilmente transportables — y pintura, pues tuvieron que venderlas para sobrevivir.

Las dificultades vividas afectaron a la salud de Zao Mincheng que falleció a los cuarenta y cuatro años (1129) por lo que Li Quingzhao, viuda y desesperada, acabó refugiándose en casa de su hermano. Éste le consiguió un segundo matrimonio, casi a sus cincuenta años, que resultó ser desastroso. Su marido la maltrató desde el principio del matrimonio por lo que no dudó en pedir el divorcio a las pocas semanas.

El resto de su vida la pasó sola, encontrando refugio en una poesía jalonada de una desesperación cada vez más honda y la melancolía del amor perdido y la patria martirizada.

Únicamente se conservan alrededor de cien poemas de Li Quingzhao, pero por la belleza de sus composiciones se considera una de las grandes poeta chinas de la historia.Como curiosidad, un crater de Venus lleva su nombre y Karol Beffa puso música a cuatro de sus poemas bajo el título Fragments of China (Klarthe).

marzo 23, 2021 at 12:00 am Deja un comentario

Wislawa Szymborska: Amor feliz

Amor feliz

Amor feliz. ¿Es normal,
es serio, es positivo?
¿De qué le sirven al mundo dos seres
que no ven el mundo?

Enaltecidos mutuamente sin merecerlo,
dos cualesquiera entre un millón, mas convencidos
de que les sucedería. ¿En recompensa de qué? De nada.
La luz cae de ninguna parte.
¿Por qué da en ellos y no en otros?
¿Ofende a la justicia? Sí.
¿Infringe las normas establecidas con esmero,
despeña la moraleja desde la cumbre? Infringe y despeña.

Mirad a los felices:
¡Si al menos se escondieran un poco,
si fingieran agobio para reconfortar a los amigos!
Escuchad cómo ríen: es una afrenta.
En qué lengua hablan, al parecer comprensible.
Y esos ceremoniales, esos miramientos,
esas primorosas y mutuas atenciones,
¡diríase un complot a espaldas de la humanidad!

¿Qué ocurriría
si su ejemplo se imitara?
A qué recurrirían la religión y la poesía,
qué sería recordado y qué olvidado,
quién eligiría permanecer encerrado en el círculo.

Amor feliz. ¿Es necesario?
El tacto y el juicio obligan a silenciarlo
como si fuera un escándalo de las altas esferas de la Vida.

Los bebés espléndidos nacen
pero nunca lograrán poblar la tierra
ya que pocas veces sucede.

Que quienes no conocen el amor feliz
sigan afirmando que no existe un amor feliz en ningún sitio del mundo.

Con esa creencia les será más fácil vivir y también morir.

febrero 9, 2021 at 10:22 am 6 comentarios

Graciela Wencelblat Wainbuch

Algo que hacer con la poesía

Abrazar la poesía
crearle una vivienda
fuera de uno,
con espejos
un reloj que no dé las horas
para no abrir el silencio.
Hablarle con gestos infinitos
no hacerle reproches
practicarla con o sin estilo.
En una tarde cualquiera
llevarla a beber el viento.
Al alba mostrarle
la pulpa del mundo.
Entonces preguntarle
¿que piensas?

——————————————————-

Graciela Wencelblat Wainbuch es argentina y ha publicado 5 libros: El camino (1980), Por disimular que estoy flotando (Ed. Torres Agüero, 1989), La que dibuja los bordes de los cuerpos (Grupo Ed.  Latinoamericano, 1994), Pasaje del Signo(Ed. Vinciguerra, 1998) y Travesía del Desierto (Ed. Vinciguerra, 2002).

Ilustración de Katherine Streeter

marzo 21, 2018 at 7:58 am 5 comentarios

Jackie Kay: Lluvia torrencial

Lluvia torrencial

La noticia sobre nosotras se esparce como una tormenta.
De una punta a otra de nuestro pueblo.
Nos quedamos tras las cortinas
entreabiertas como capuchas; vigilamos las miradas de la otra.

Hablamos de cambiarnos al oeste,
esta zona siempre ha sido una caja de zapatos
atada con cordel; pero bueno
tu padre todavía vive en esa casa
donde recalentábamos espagueti a la boloñesa
al mediodía y bailábamos con Louis Armstrong,
su gramófono fuerte como los latidos de nuestros dos corazones
al ritmo de bum didi bum didi bum.

¿Lo sabías entonces? Yo comencé a salir con Davy;
cuando me encontraba contigo sólo decía Hola.
Metí su sonrisa de foto del metro en mi cartera
y la sacaba para enseñarla a mis amigas en el descanso.

Poco después supe que te casaste con Trevor Campbell.
Todas las noches me metía al comedor escolar
totalmente desnuda, hasta que me despertaba el Miss, Miss, Miss
minuto a minuto. Luego me topé contigo en la Cruz.

No has cambiado, dijiste; esa tranquilidad.
Ni tú tampoco; tu risa aún atraviesa la calle.
Te ubico en el pasado, radiante, hasta que
— por qué no vienes a casa, a Trevor le encantaría.

El no estaba. No sé cómo ocurrió.
No nos molestamos con un sarta de te acuerdas.
Pasé mis dedos por las cuentas en tu cabello.
Tu pelo es bonito dije tontamente, bonito, te va bien.

Nos sentamos y nos miramos hasta que nuestros ojos se llenaron
como un vaso de vino. Lo hice, aquello que
soñé un montón de veces. Te desvestí
despacio, cada prenda de vestir caía
con un suspiro. Acaricié tu piel sedosa
hasta que estábamos de vuelta en los Campamentos, bajando
las colinas corriendo bajo una lluvia torrencial,
gritando y riéndonos; totalmente empapadas.

……………………………………………………………………………………………….

Poema de Jackie Kay (Edimburgo,1961) del libro La Generación del Cordero. Antología de la poesía actual en las islas británicas, realizada por los escritores Carlos López Beltran y Pedro Serrano

marzo 20, 2018 at 6:39 pm 1 comentario

Forough Farrokhzad: El viento nos llevará

En mi pequeña noche
¡Ay!
El viento tiene una cita con las hojas de los árboles
En mi pequeña noche
Amenaza la ruina

¡Escucha¡
¿Oyes la corriente de las tinieblas?
Yo miro distante esta felicidad
Apegada estoy a mi desesperanza

¡Escucha!
¿Oyes la corriente de las tinieblas?
Algo atraviesa la noche
La luna está roja y agitada
Y sobre este techo que a cada instante parece derrumbarse
Las nubes aguardan enlutadas
A derramar sus lágrimas

Un instante.
Y después nada
Detrás de esta ventana tiembla la noche
Y la tierra deja de girar
Detrás de esta ventana algo desconocido
Esta pendiente de nosotros

¡Ah!, tú, verde, todo verde,
Pon tus manos como un recuerdo encendido
En mis manos amantes
Y como un cálido sentimiento de existencia
Confía tus labios a las caricias de mis amantes labios.

El viento nos llevará consigo.

………………………………………………………………….

La película de Kiarostami del mismo título está basada en este poema

marzo 19, 2018 at 7:25 pm Deja un comentario

Almudena Guzmán: Hoy era la última tarde

Hoy era la última tarde.

Usted no paraba de hablar
-lo hubiese matado-
y a mí me ardían las uñas cuando nos despedimos
en la parada del autobús.

Ni un sólo beso.

marzo 18, 2018 at 4:04 pm Deja un comentario

Gloria Fuertes: La vida es una hora

La vida es una hora,
apenas te da tiempo a amarlo todo,
a verlo todo.
La vida sabe a musgo,
sabe a poco la vida si no tienes
más manos en las manos que te dieron.
Al final escogemos un lugar peligroso,
un pretil, una vía,
la punta de un puñal donde pasar la noche.

marzo 17, 2018 at 8:39 am 2 comentarios

Sandra Cornejo: Para ser reina

Para ser reina

se debe ser valiente

No dio otra razón al abdicar

Era enero y los árboles
estaban sedientos
La torre vacía
la alameda señalaba un estrecho
hacia las tierras más bajas

Un mensaje apacible:
para ser reina

como si fuera posible abdicar
sin ser valiente

……………………………………

Sandra Cornejo es argentina. Podéis leer más poemas suyos en su página Tuerto Rey

marzo 16, 2018 at 9:17 am Deja un comentario

Wislawa Szymborska

VIETNAM

Mujer, ¿cómo te llamas? -No sé.
¿Cuándo naciste, de dónde eres? -No sé.
¿Por qué cavaste esta madriguera? -No sé.
¿Desde cuándo te escondes? -No sé.
¿Por qué me mordiste el dedo corazón? -No sé.
¿Sabes que no te vamos a hacer nada? -No sé.
¿A favor de quién estás? -No sé.
Estamos en guerra, tienes que elegir. -No sé.
¿Existe todavía tu aldea? -No sé.
¿Éstos son tus hijos? -Sí.

enero 24, 2018 at 1:00 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Bienvenido

Si quieres leer buena poesía este es tu sitio. Comenta los poemas, déjanos poemas relacionados, participa como tú quieras...

Los poemas del mes de abril

El Poema de la semana

El poema de la semana y más (libros, literatura, autores)

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Difusión cultural

Los derechos de los textos y demás material expuesto en este blog pertenecen a sus autores o herederos o titulares de los mismos. Su exposición tiene únicamente como finalidad la difusión cultural y no persigue ningún fin publicitario ni comercial.

Selección de los poemas: Ana Zarabozo