Posts filed under ‘Poetas A-D’

Emily Dickinson: La esperanza es esa cosa con plumas

La esperanza es esa cosa con plumas
que se posa en el alma,
y entona melodías sin palabras,
y no se detiene para nada,

y suena más dulce en el vendaval;
y feroz tendrá que ser la tormenta
que pueda abatir al pajarillo
que a tantos ha dado abrigo.

La he escuchado en la tierra más fría
y en el mar más extraño;
mas nunca en la inclemencia
de mí ha pedido una sola migaja.

………………………………………………………………………………..

Emily Elizabeth Dickinson (Amherst, Massachusetts, 1830 – Amherst, 1886), pertenece al reducido panteón de poetas fundamentales estadounidenses del siglo XIX, junto a Edgar Allan Poe, Ralph Waldo Emerson y Walt Whitman.

Nacida en una familia privilegiada y criada bajo una estricta educación calvinista, desde niña fue considerada una niña con talento. Aunque abandonó los estudios a los 18 años, logró una formación profunda y sólida, que no era frecuente en las mujeres de su tiempo. Una vez terminados sus estudios, la literatura y la jardinería y horticultura se convirtieron en las pasiones no la abandonarían hasta el fin de su vida.

En cuanto a su vida adulta, no se conocen bien las razones pero Emily fue retirándose poco a poco de la sociedad y los últimos treinta años de su vida permaneció completamente confinada en la casa familiar. A pesar del aislamiento y su vida solitaria, su obra transporta a sus lectores a su apasionante mundo personal y refleja su pasión por la naturaleza.

Durante su vida no llegó a publicar ni una docena de poemas, que además fueron alterados significativamente por los editores, adaptándolos a las reglas y convenciones poéticas de la época. A su muerte, su hermana pequeña, descubrió los poemas que Emily guardaba y se logró hacer evidente la amplitud de su obra (más de 1.800 poesías). 

marzo 9, 2021 at 5:25 pm Deja un comentario

Mario Benedetti: Porque te tengo y no

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

febrero 10, 2021 at 11:26 am Deja un comentario

Sandra Cornejo: Para ser reina

Para ser reina

se debe ser valiente

No dio otra razón al abdicar

Era enero y los árboles
estaban sedientos
La torre vacía
la alameda señalaba un estrecho
hacia las tierras más bajas

Un mensaje apacible:
para ser reina

como si fuera posible abdicar
sin ser valiente

……………………………………

Sandra Cornejo es argentina. Podéis leer más poemas suyos en su página Tuerto Rey

marzo 16, 2018 at 9:17 am Deja un comentario

Soñar el sueño imposible


Soñar el sueño imposible,
Luchar con el enemigo invencible,
Abrazar el pesar insoportable,
Correr hacia donde no se atreven los valientes…

Enderezar el mal irreparable,
Amar pura y castamente en la distancia,
¡Intentar cuando tus brazos están cansados,
Alcanzar la estrella inalcanzable!

Ésta es mi búsqueda, perseguir esa estrella,
No importa con qué desesperanza, no importa a qué distancia,
Luchar por lo que es justo sin preguntar ni detenerme,
¡Estar dispuesto a ir al Infierno por una causa celestial!

Y sé que, si yo pudiese ser fiel a esta búsqueda gloriosa,
Mi corazón yacería en paz y calma cuando me tienda a descansar…

Y el mundo será, de hecho, mejor,
¡Que un hombre despreciado y cubierto de cicatrices,
Todavía se esforzó con su último gramo de coraje,
Para alcanzar la estrella inalcanzable!

abril 1, 2016 at 2:38 pm 3 comentarios

Santiago Azar: Feliz Cumpleaños

Feliz cumpleaños me dice la vida con voz ronca,

mientras extiende una estúpida torta con sus respectivas velas

y el escenario propicio para pedir los deseos.

A todo esto,

comienzan a hacer su arribo

… los respectivos invitados sorpresa.

Así, acabo de ver pasar hacia el baño al tiempo

que como habitualmente sucede,

genera crudos espectáculos

luego de una u otra copa.

Por el otro rincón diviso a las heridas y mis dolores

que se ríen a carcajadas de mis lamentos.

Sin embargo, llegan estas velas

frente al viento indescriptible de mis labios,

pero el único deseo que de improviso se me viene a la mente

es que se largue todo este gentío inoportuno,

que el tiempo y compañía, se devuelvan a mi infancia,

que la arruga que cabalga palmo a palmo con mi rostro,

se detenga por un instante en una estación sin nombre.

¡Que se larguen todos estos borrachos invitados!

y me dejen celebrar los días de mí mismo.

noviembre 25, 2013 at 10:30 am Deja un comentario

Julio Cortazar: Rayuela, capítulo 7

Rayuela. Capítulo 7

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja. Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.

junio 24, 2013 at 7:40 pm 3 comentarios

Charles Bukowski: Hay un pájaro azul en mi corazón

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero soy duro con él,
le digo quédate ahí dentro, no voy
a permitir que nadie
te vea.

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero yo le echo whisky encima y me trago
el humo de los cigarrillos,
y las putas y los camareros
y los dependientes de ultramarinos
nunca se dan cuenta
de que está ahí dentro.

hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero soy duro con él,
le digo quédate ahí abajo, ¿es que quieres
montarme un lío?
¿es que quieres
mis obras?
¿es que quieres que se hundan las ventas de mis libros
en Europa?

hay un pájaro azul en mi corazón
que quiere salir
pero soy demasiado listo, sólo le dejo salir
a veces por la noche
cuando todo el mundo duerme.
le digo ya sé que estás ahí,
no te pongas
triste.

luego lo vuelvo a introducir,
y él canta un poquito
ahí dentro, no le he dejado
morir del todo
y dormimos juntos
así
con nuestro
pacto secreto
y es tan tierno como
para hacer llorar
a un hombre, pero yo no
lloro,
¿lloras tú?

junio 10, 2013 at 4:51 pm 29 comentarios

Julio Cortázar: El niño bueno

EL NIÑO BUENO

No sabré desatarme los zapatos y dejar que la ciudad me muerda los pies
no me emborracharé bajo los puentes, no cometeré faltas de estilo.
Acepto este destino de camisas planchadas,
llego a tiempo a los cines, cedo mi asiento a las señoras.
El largo desarreglo de los sentidos me va mal. Opto
por el dentífrico y las toallas. Me vacuno.
Mira qué pobre amante, incapaz de meterse en una fuente
para traerte un pescadito rojo
bajo la rabia de gendarmes y niñeras.

mayo 28, 2013 at 5:49 pm 1 comentario

Miguel D´Ors: Como el agua

Como el agua
se afana
callada
bajo el trigo,

como la tierra,
humilde,
elabora
metales
y eleva
hasta la rosa
la hermosura,

así, de esa manera,
escribirás
tus versos:
sólo en hondo
silencio
germinan
las palabras
luminosas.

Del libro “La música extremada”

mayo 20, 2013 at 11:34 am Deja un comentario

Julia Donaldson: Abrir un libro

elefante

Abrí un libro y de una zancada me metí en él.
Ahora nadie puede encontrarme.
Dejé mi silla, mi casa, mi calle,
mi ciudad y mi mundo
tras de mí.
Llevo la capa, me he puesto el anillo,
he tomado la poción mágica.
He luchado con un dragón, cenado con un rey,
y nadado en un océano sin fondo.
Abrí un libro e hice algunos amigos.
Compartí sus lágrimas y su risa
y seguí sus caminos con sus baches y curvas
hasta que vivieron felices para siempre
Terminé el libro y salí de él.
La capa ya no puede esconderme.
Mi silla y mi casa son exactamente las mismas,
pero yo tengo un libro dentro de mí.

………………………………..
Fotografía vía http://awelltraveledwoman.com/
Traducción Ana Zarabozo

abril 24, 2013 at 9:58 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Bienvenido

Si quieres leer buena poesía este es tu sitio. Comenta los poemas, déjanos poemas relacionados, participa como tú quieras...

Los poemas del mes de abril

El Poema de la semana

El poema de la semana y más (libros, literatura, autores)

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Difusión cultural

Los derechos de los textos y demás material expuesto en este blog pertenecen a sus autores o herederos o titulares de los mismos. Su exposición tiene únicamente como finalidad la difusión cultural y no persigue ningún fin publicitario ni comercial.

Selección de los poemas: Ana Zarabozo