Posts filed under ‘Poetas A-D’

Leonard Cohen: Debajo de mis manos

Debajo de mis manos

Debajo de mis manos
tus pechos pequeños
son los vientres volteados
de gorriones caídos que aún respiran.

Dondequiera que te muevas
oigo los sonidos de alas que se cierran
de alas que caen.

Me quedo sin habla
porque tú has caído a mi lado
porque tus pestañas son
las espinas de unos animales frágiles y diminutos.

Temo el momento
en el que tu boca empiece a llamarme
cazador.

Cuando me dices que me acerque
para decirme
que tu cuerpo no es hermoso
quiero citar
a los ojos y a las bocas escondidas
de piedra y luz y agua
para testificar contra ti.

Quiero que ellos
se rindan ante ti
ante la rima temblorosa de tu cara
desde sus profundos ataúdes.

Cuando me dices que me acerque
para decirme
que tu cuerpo no es hermoso
quiero que mi cuerpo y mis manos
sean estanques
para que te contemples y te rías.

………………………………………………………………………………

Del libro  The Spice-Box of Earth

Traducción: Ana Zarabozo

abril 10, 2013 at 9:16 am 2 comentarios

Carlos Bousoño

Me amas como una boca, como un pie, como un río.
Como un ojo muy grande, en medio de una frente solitaria.
Me amas como el olfato, los sollozos,
las desazones, los inconvenientes,
con los gemidos del amanecer, en la alcoba los dos, al despertar;
con las manos atadas a la espalda
de los condenados frente al muro; con todo lo que ves,
el llano que se pierde en el confín, la loma dulce y el estar cansado,
echado sobre el campo, en el estío cálido,
la sutil lagartija entre las piedras rápidas;
con todo lo que aspiras,
el perfume del huerto y el aire y el hedor
que sale de una pútrida escalera;
con el dolor que ayer sufriste y el que mañana has de sufrir;
con aquella mañana, con el atardecer
inmensamente quieto y retenido con las dos manos para que
no se vaya a despertar;
con el silencio hondo que aquel día, interrumpiendo el paso de
la luz,
tan repentinamente vino entre los dos, o el que invade
la atmósfera justo un momento
antes de la tormenta;
con la tormenta, el aguacero, el relámpago,
la mojadura bajo los árboles, el ventarrón de otoño,
las hojas y las horas y los días,
rápidos como pieles de conejo,
como pieles y pieles de conejo, que con afán corriesen incansables,
con prisa
hacia un sitio olvidado, un sitio inexistente, un día que no existe,
un día enorme que no existe nunca, vaciado y atroz
(vaciado y atroz como cuenca de ojo, saltado y estallado por una
mano vil);
con todo y tu belleza y tu desánimo a veces cuando miras el techo
de la alcoba sin ver, sin comprender,
sin mirar, sin reír;
con la inquietud de la traición también, el miedo del amor y el
regocijo del estar aquí,
y la tranquilidad de respirar y ser.

Así me quieres, y te miro querer como se mira un largo río
que transparente y hondo pasa,
un río inmóvil,
un río bueno, noble, dulce,
un río que supiese acariciar.

marzo 26, 2013 at 1:56 pm 1 comentario

Juan Eduardo Cirlot: El poeta

cirlot-poeta-magico
Ese hombre de cabellera dispersa, no es otra cosa
que el exhumador de un mundo antes irredento
ha aprendido, sufriendo, formulas magicas que los otros desconocen:
conjuros para evocar y recrear las danzas interiores.
Razas sordomudas, perdidas en sus parajes profundos
cobran voz bruscamente
y, desde el valle dormido bajo la niebla,
ese coral suena iluminando regiones desoladas o magnificas
hasta que toda la tierra se convierte en eco…

……………………………..

Hoy 21 de marzo comienza la primavera y es el Día Internacional de la poesía.

marzo 21, 2013 at 5:33 pm Deja un comentario

Luis Rogelio Nogueras: Cisne salvaje

cisne

Fotografía:  http://allthekingzmen.tumblr.com/archive

Ama al cisne salvaje

ama tus ojos que pueden ver,
tu mente que puede oír
la música el trueno de las alas,
ama al cisne salvaje.

Robinson Jeffers

No intentes posar tus manos sobre su inocente
cuello (hasta la más suave caricia le parecería el
brutal manejo del verdugo).
No intentes susurrarle tu amor o tus penas
(tu voz lo asustaría como un trueno en mitad de la noche).

Confórmate con su salvaje lejanía
con su ajena belleza
(si vuelve la cabeza escóndete entre la hierba).
No rompas el hechizo de esta tarde de verano.
Trágate tu amor imposible.
Ámalo libre.
Ama el modo en que ignora que existes.
Ama al cisne salvaje.

marzo 13, 2013 at 12:31 pm 2 comentarios

Antonio Carvajal

A veces el amor tiene caricias
frías, como navajas de barbero.
Cierras los ojos. Das tu cuello entero
a un peligroso filo de delicias.

Otras veces se clava como aguja
irisada de sedas en el raso
del bastidor: raso del lento ocaso
donde un cisne precoz se somorguja.

En general, adopta una manera
belicosa, de horcas y cuchillos,
de lanza en ristre o de falcón en mano.

Pero es lo más frecuente que te hiera
con ojos tan serenos y sencillos
como un arroyo fresco en el verano.

febrero 14, 2013 at 1:44 pm Deja un comentario

Poema anónimo: Navidad

La Virgen va caminando
caminito de Belén,
como el camino es tan largo
el Niño llora de sed.

¡Calla Niño de mi vida!
¡Calla Niño de mi bien!
Que más allá encontraremos
un frondoso naranjal.

El dueño de las naranjas
es un ciego que no ve.

-¡Dame ciego una naranja
para el Niño entretener!

– Entre mi señora y corte
las que le sean menester.

La Virgen como es tan pura
no cortaba más que tres:
una le da al Niño Dios,
otra le da a San José,
otra le queda en la mano
para la Virgen oler.

………………………………………………………

Del libro Cancionero popular de Jujuy (Argentina), recogido y anotado por Juan Alfonso Carrizo en 1934

diciembre 24, 2012 at 3:14 pm Deja un comentario

Moma Dimic (Miriyevo, Servia, 1944): El sol

EL SOL
En el mundo estuve,
he visto que,
la gente no sabe gritar en modo alguno,
nada sabe gritar.
Y yo si tuviera una mujer
gritaría a voz en grito:
¡esta es mi mujer!
Si yo tuviera mi taller de barbero
gritaría a voz en grito:
venid que os cortaré el pelo,
¡esta es mi peluquería!
Fijaos,
la gente de ahí no es nada,
todo es secreto en ellos.

diciembre 10, 2012 at 7:44 pm Deja un comentario

Fernando Beltrán: Bar adentro

Está a mi lado
y tiembla como yo.

No nos decimos nada.

Somos
un paisaje tan sólo
apoyado en la barra de un instante
tan extraño y tan cierto.

Mirándonos así.

Sin valor.
Sin volar.

Sin atrevernos.

Sin siquiera acordarnos
que el mar era un silencio
que se curó con olas

……………….

Del libro La amada invencible. Oviedo, KRK, 2006

noviembre 19, 2012 at 5:08 pm 1 comentario

William Waring Cuney: Ella no sabe que es hermosa


Ella no sabe
que es hermosa
piensa que su cuerpo oscuro
no tiene ningún tipo de belleza.

Si ella pudiera bailar
desnuda
bajo las palmeras
y ver su imagen en el río,
lo sabría.

Pero no hay palmeras
en la calle,
y el agua de los platos
no devuelve ninguna imagen.

……………………………………………………..

Versión cantada del poema: Images por Nina Simone.

Traducción: Ana Zarabozo

noviembre 12, 2012 at 5:24 pm Deja un comentario

Moma Dimic: Madre gitana

Attack on Gipsy mother and child.. in my opinion it's not fare not humane.

Fotografía de Anthony Cronin

MADRE GITANA
Fue de tus senos sustraída la leche, madre.
Cien litros de leche.
De tus entrañas sacaron a los niños, madre.
Dos camiones de niños.
Pero tú eres nuestra madre,
nosotros en el viaje,
nosotros en la esclavitud.
Son azotes azules las venas en tus piernas, madre,
tu rostro es blando como un embutido;
al bosque ya no puedes ir alegre.
Eres un simio, madre, un simio.
Pero tú eres nuestra madre,
Nosotros en el viaje,
En la esclavitud nosotros.

septiembre 24, 2012 at 7:42 pm Deja un comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


Bienvenido

Si quieres leer buena poesía este es tu sitio. Comenta los poemas, déjanos poemas relacionados, participa como tú quieras...

Los poemas del mes de abril

El Poema de la semana

El poema de la semana y más (libros, literatura, autores)

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Difusión cultural

Los derechos de los textos y demás material expuesto en este blog pertenecen a sus autores o herederos o titulares de los mismos. Su exposición tiene únicamente como finalidad la difusión cultural y no persigue ningún fin publicitario ni comercial.

Selección de los poemas: Ana Zarabozo