Posts filed under ‘Poetas P-S’

Alfonso Sastre: Mensaje a un joven actor

 

 

Mensaje a un joven actor.

El mundo es tan sólo una mesa de despacho – te habían dicho-.

El mundo es tan sólo un largo mostrador de mercería.

El mundo es tan sólo un alto andamio

Del que cuelgan como arañas millones de obreros.

El mundo está hecho de tinta y de cemento, hijo.

Pero ahora tú sabes que el mundo es una vieja pensión provinciana,

Que el mundo es sólo un cuarto con un espejo grande,

Que el mundo es un tren que te lleva de un lado para el otro,

Que el mundo es un paseo hasta el mar,

Que el mundo es- ¿cómo definirlo?- una muchacha triste,

Que el mundo es, en fin, llorar de amor ante un crepúsculo luminotécnico.

 

Alfonso Sastre (“Tres poemas alrededor del Teatro”. Primer Acto. Nº 4. Octubre 1957. p. 8).

 

 

marzo 27, 2017 at 5:37 pm Deja un comentario

Ezra Pound: Días

Y los días no están suficientemente llenos

Y las noches no están suficientemente llenas

y la vida se escurre como un ratón de campo

sin agitar la hierba

 

………………………………………………………………………….

Fotografía de Phil Koch

febrero 4, 2013 at 3:38 pm 1 comentario

Octavio Paz: La calle

lonely

Es una calle larga y silenciosa.
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo
y me levanto y piso con pies ciegos
las piedras mudas y las hojas secas
y alguien detrás de mí también las pisa:
si me detengo, se detiene;
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.
Todo está oscuro y sin salida,
y doy vueltas y vueltas en esquinas
que dan siempre a la calle
donde nadie me espera ni me sigue,
donde yo sigo a un hombre que tropieza
y se levanta y dice al verme: nadie.

enero 15, 2013 at 10:00 am Deja un comentario

Charles Simic (In the library)

En la biblioteca

Para Octavio

Existe un libro titulado
“Un diccionario de Ángeles”.
Nadie lo ha abierto en cincuenta años
lo sé, porque cuando lo hice,
la cubierta crujió y parecía que las páginas
fueran a romperse.

Allí descubrí
que hubo un tiempo
en el que había tantos ángeles
como moscas.
El cielo al anochecer
se entendía a la perfección con ellos.
Tenías que agitar los brazos
para mantenerlos alejados.

Ahora el sol está brillando
A través de las altas ventanas.
La biblioteca es un sitio silencioso.
Los ángeles y los pequeños dioses se acurrucan
en los oscuros libros sin abrir.
El gran secreto yace
en algún estante.

Miss Jones
pasa cada día alrededor de él.
Ella es muy alta, por eso mantiene
su cabeza inclinada como si estuviera escuchando.

Los libros susurran.

Yo no puedo oir nada.

Ella sí.

………………………………..

Hoy, 24 de octubre, es el DÍA INTERNACIONAL DE LAS BIBLIOTECAS.

Del libro: Libro de dioses y demonios

Versión de Ana Zarabozo

octubre 24, 2012 at 10:33 am Deja un comentario

Marta Sepúlveda Góngora: Haré de cuenta que no existes

Haré de cuenta que no existes

y pasaré de largo frente a ti
como si no te conociera
me haré la distraída / cuando
a la hora del desayuno
pongas tu desaliño sobre la mesa

tengo planeado en secreto
matarte un poco esta tarde
en la plazoleta del parque
al contemplar las palomas

estoy segura de acabar contigo
tristeza
de una vez por todas
una noche de estas
en que mi corazón se parta en dos
cuando en el éxtasis
no quede espacio para tu fantasma
ni Dios para tu plegaria
ni un centímetro de mi piel
para tu miseria

octubre 8, 2012 at 2:30 pm 1 comentario

Serrat: De vez en cuando la vida

De vez en cuando la vida
nos besa en la boca
y a colores se despliega
como un atlas,
nos pasea por las calles
en volandas,
y nos sentimos en buenas manos;
se hace de nuestra medida,
toma nuestro paso
y saca un conejo de la vieja chistera
y uno es feliz como un niño
cuando sale de la escuela.

De vez en cuando la vida
toma conmigo café
y está tan bonita que
da gusto verla.
Se suelta el pelo y me invita
a salir con ella a escena.

De vez en cuando la vida
se nos brinda en cueros
y nos regala un sueño
tan escurridizo
que hay que andarlo de puntillas
por no romper el hechizo.

De vez en cuando la vida
afina con el pincel:
se nos eriza la piel
y faltan palabras
para nombrar lo que ofrece
a los que saben usarla.

junio 18, 2012 at 9:07 pm Deja un comentario

Benjamín Prado: Poema para que lo leas cuando no esté a tu lado

XI

Mi amor, este poema
es para que lo leas cuando no esté a tu lado,
cuando no pueda ya cuidar de ti.

No te conformes nunca con alguien que no piense
que tu eres una llama más antigua que el fuego,
que tú eres su razón para vivir.

Aprende a no querer a los que no te quieran
y elige bien a qué le tendrás miedo:
no habrá sombra que oculte lo que tú temas ver.

Escapa del que piense
que el aire es la pared de lo invisible
y huye de aquel que crea
que es más feliz quien menos necesita,
porque ése no podría necesitarte a ti.

No te rindas, no olvides jamás que la tristeza
sólo es la burocracia del dolor.
Y si sientes que el mundo se derrumba,
no intentes abrazarte
a otro que esté cayendo a la vez que caes tú,
como yo hice contigo.

Algún día
tendrás que despertarte para salvar tus sueños.
Algún día sabrás que en las promesas
hay siempre un cristal roto
en el que aúlla el viento frío de la mentira.

Recuerda todo eso.

No escondas lo que sientes por miedo a ser frágil,
como aquellos
que por guardar tan bien lo que más les importa,
lo pierden para siempre.

Recuerda que no hay nada que no pueda
ocurrir cualquier día.
No olvides que esta obra ha terminado.
No olvides que le hablas a un teatro vacío.

……………….

Del libro Marea humana (Editorial Visor, 2010)

junio 12, 2012 at 5:07 pm 5 comentarios

Entradas antiguas


Bienvenido

Si quieres leer buena poesía este es tu sitio. Comenta los poemas, déjanos poemas relacionados, participa como tú quieras...

Los poemas del mes de abril

El Poema de la semana

El poema de la semana y más (libros, literatura, autores)

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Difusión cultural

Los derechos de los textos y demás material expuesto en este blog pertenecen a sus autores o herederos o titulares de los mismos. Su exposición tiene únicamente como finalidad la difusión cultural y no persigue ningún fin publicitario ni comercial.

Selección de los poemas: Ana Zarabozo