Berta Piñán: Gramática

LECCIÓN DE GRAMÁTICA

¿Cómo se diz en uolof la palabra frontera, la palabra

patria? ¿Y en soniké? ¿Cómo-y llamáis al desamparu?

Si queréis dicir en bereber, por exemplu, “yo tuvi una casa

nun arrabal de Rabat” ¿ponéis nesti orde la frase?¿Cómo

se conxuguen en bambara los verbos que lleven al norte,

qué axetivos-y cuadren a la palabra mar, a la palabra muerte?

tenéis que marchar, ¿ye la palabra adiós un sustantivu?

¿Cómo se pronuncia en diakhanké la palabra exiliu?

¿Hai quexuntar los llabios? ¿Duelen? ¿Qué pronomes usáis pal qu’espera

na playa, pal que regresa ensin nada? Cuando señaláis p’allá, pa contra

casa, qué alverbiu escoyéis? ¿Cómo se diz na vuestra, na nuestra llingua

la palabra futuru?

marzo 23, 2021 at 10:20 am Deja un comentario

Li Qinzhou

VIENTO DETENIDO / Li Qingzhou

viento detenido

polvareda de perfumes

flores últimas

se hace tarde en la noche

¡estoy tan cansada

que no puedo ni cepillarme el pelo!

las cosas permanecen

los hombres no

todo en su final se acaba

quisiera hablar

pero mis lágrimas se precipitan

dicen que en Shuangxilos

la primavera es aún hermosa

podría navegar allí

en una barca ligera

pero quizá ésta sea tan pequeña, tan frágil,

que no pueda soportar el peso

de tanta melancolía

(Traducción de Pilar Sánchez España, del libro Poesía completa (60 poemas ci para cantar) / Li Qingzhao .– Edición y traducción del chino de Pilar González España – Colección: «poesía del oriente y del mediterráneo», 33 – Nº páginas: 208 – ISBN: 978-84-96327-77-1

marzo 23, 2021 at 12:38 am Deja un comentario

Li Qingzhou

AL LAGO LLEGÓ EL VIENTO

Al lago llegó el viento. Las grandes ondas se extienden infinitas.

Ya el otoño envejece, y son raros los juncos del río.

El rielar de las aguas y el colorido de los montes conmueven siempre al hombre.

Imposible cansarse de alabar sus bellezas siempre nuevas.

Ya los lotos lograron la plenitud madura de su forma y su vejez las flores de nenúfar.

El rocío refrescó las blancas floraciones acuáticas y las hierbas de la ribera baja.

Adormecidas en la arena, las garzas y las gaviotas no se dignan a volver la cabeza,

y parecen reprochar a los hombres

que hayan vuelto tan pronto.

Del libro: Segunda antología de la poesía china / [traducción, comentarios y notas de] Marcela de Juan — Madrid : Alianza, [2007]

………………………………………………………………………………………………………

LI (1084-c. 1155), escritora china de la Dinastía Song, nació en Shandong, en el seno de una familia de eruditos y militares.

Antes de casarse a los dieciocho años, ya era muy conocida como poeta. En 1101, se casó con Zhao Mingcheng, hijo de un importante funcionario con quien compartía un gran interés tanto por la poesía como por las colecciones de arte y la epigrafía. Al comenzar su marido su carrera militar, sus largas ausencias le sirvieron de inspiración para sus poemas, de hecho los dos escribieron poesía sobre la añoranza que sentían uno por el otro, su cariño, y poemas sobre el amor a sus hijos.

Las visicitudes políticas provocaron frecuentes traslados de la pareja y llegaron a perder gran parte de su colección de esculturas de bronce— difícilmente transportables — y pintura, pues tuvieron que venderlas para sobrevivir.

Las dificultades vividas afectaron a la salud de Zao Mincheng que falleció a los cuarenta y cuatro años (1129) por lo que Li Quingzhao, viuda y desesperada, acabó refugiándose en casa de su hermano. Éste le consiguió un segundo matrimonio, casi a sus cincuenta años, que resultó ser desastroso. Su marido la maltrató desde el principio del matrimonio por lo que no dudó en pedir el divorcio a las pocas semanas.

El resto de su vida la pasó sola, encontrando refugio en una poesía jalonada de una desesperación cada vez más honda y la melancolía del amor perdido y la patria martirizada.

Únicamente se conservan alrededor de cien poemas de Li Quingzhao, pero por la belleza de sus composiciones se considera una de las grandes poeta chinas de la historia.Como curiosidad, un crater de Venus lleva su nombre y Karol Beffa puso música a cuatro de sus poemas bajo el título Fragments of China (Klarthe).

marzo 23, 2021 at 12:00 am Deja un comentario

Emily Dickinson: La esperanza es esa cosa con plumas

La esperanza es esa cosa con plumas
que se posa en el alma,
y entona melodías sin palabras,
y no se detiene para nada,

y suena más dulce en el vendaval;
y feroz tendrá que ser la tormenta
que pueda abatir al pajarillo
que a tantos ha dado abrigo.

La he escuchado en la tierra más fría
y en el mar más extraño;
mas nunca en la inclemencia
de mí ha pedido una sola migaja.

………………………………………………………………………………..

Emily Elizabeth Dickinson (Amherst, Massachusetts, 1830 – Amherst, 1886), pertenece al reducido panteón de poetas fundamentales estadounidenses del siglo XIX, junto a Edgar Allan Poe, Ralph Waldo Emerson y Walt Whitman.

Nacida en una familia privilegiada y criada bajo una estricta educación calvinista, desde niña fue considerada una niña con talento. Aunque abandonó los estudios a los 18 años, logró una formación profunda y sólida, que no era frecuente en las mujeres de su tiempo. Una vez terminados sus estudios, la literatura y la jardinería y horticultura se convirtieron en las pasiones no la abandonarían hasta el fin de su vida.

En cuanto a su vida adulta, no se conocen bien las razones pero Emily fue retirándose poco a poco de la sociedad y los últimos treinta años de su vida permaneció completamente confinada en la casa familiar. A pesar del aislamiento y su vida solitaria, su obra transporta a sus lectores a su apasionante mundo personal y refleja su pasión por la naturaleza.

Durante su vida no llegó a publicar ni una docena de poemas, que además fueron alterados significativamente por los editores, adaptándolos a las reglas y convenciones poéticas de la época. A su muerte, su hermana pequeña, descubrió los poemas que Emily guardaba y se logró hacer evidente la amplitud de su obra (más de 1.800 poesías). 

marzo 9, 2021 at 5:25 pm Deja un comentario

Mario Benedetti: Porque te tengo y no

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

febrero 10, 2021 at 11:26 am Deja un comentario

Wislawa Szymborska: Amor feliz

Amor feliz

Amor feliz. ¿Es normal,
es serio, es positivo?
¿De qué le sirven al mundo dos seres
que no ven el mundo?

Enaltecidos mutuamente sin merecerlo,
dos cualesquiera entre un millón, mas convencidos
de que les sucedería. ¿En recompensa de qué? De nada.
La luz cae de ninguna parte.
¿Por qué da en ellos y no en otros?
¿Ofende a la justicia? Sí.
¿Infringe las normas establecidas con esmero,
despeña la moraleja desde la cumbre? Infringe y despeña.

Mirad a los felices:
¡Si al menos se escondieran un poco,
si fingieran agobio para reconfortar a los amigos!
Escuchad cómo ríen: es una afrenta.
En qué lengua hablan, al parecer comprensible.
Y esos ceremoniales, esos miramientos,
esas primorosas y mutuas atenciones,
¡diríase un complot a espaldas de la humanidad!

¿Qué ocurriría
si su ejemplo se imitara?
A qué recurrirían la religión y la poesía,
qué sería recordado y qué olvidado,
quién eligiría permanecer encerrado en el círculo.

Amor feliz. ¿Es necesario?
El tacto y el juicio obligan a silenciarlo
como si fuera un escándalo de las altas esferas de la Vida.

Los bebés espléndidos nacen
pero nunca lograrán poblar la tierra
ya que pocas veces sucede.

Que quienes no conocen el amor feliz
sigan afirmando que no existe un amor feliz en ningún sitio del mundo.

Con esa creencia les será más fácil vivir y también morir.

febrero 9, 2021 at 10:22 am 6 comentarios

Ana Merino: Quedarme en casa

Quedarme en casa,
sumergida en los pliegues de las horas,
y no esperar a nadie.

Que los ojos escuchen
y se olviden del mundo.

Que me arrope el silencio
y respire en mi nuca
su suave indiferencia.

Que vivir sea esto,
sin palabras de aguja
ni rodillas de llanto,

con el tiempo desnudo al borde de la cama
y mi boca dormida en su tímido beso.

Ana Merino (Madrid, 1971).

febrero 3, 2020 at 4:24 pm Deja un comentario

Lina Zerón: Llegó el momento de partir el hogar en dos.

Llegó el momento de partir
el hogar en dos.
Bien:
comencemos por los rincones donde las arañas
tejieron también su historia.
Hablemos de los muros y sus cuadros.
¿Cuál eliges?
¿El del día de la boda,
el retrato de la niña
o el de vacaciones en verano?
Quiero el antiguo bodegón
para recordar las comidas familiares.

Mira la casa:
permanece ahí de pié
pero sin alma.

…Viéndolo bien,
no puedo partir en dos la casa:
te la regalo toda
con todo y promesas de futuros sublimes.

Como cortinas viejas
te regalo lo que queda:
este cielo sombrío
y este desvencijado viento
que dejaste al cerrar la puerta principal.

Lina Zerón (México, 1959).

enero 2, 2020 at 1:32 pm Deja un comentario

Graciela Wencelblat Wainbuch

Algo que hacer con la poesía

Abrazar la poesía
crearle una vivienda
fuera de uno,
con espejos
un reloj que no dé las horas
para no abrir el silencio.
Hablarle con gestos infinitos
no hacerle reproches
practicarla con o sin estilo.
En una tarde cualquiera
llevarla a beber el viento.
Al alba mostrarle
la pulpa del mundo.
Entonces preguntarle
¿que piensas?

——————————————————-

Graciela Wencelblat Wainbuch es argentina y ha publicado 5 libros: El camino (1980), Por disimular que estoy flotando (Ed. Torres Agüero, 1989), La que dibuja los bordes de los cuerpos (Grupo Ed.  Latinoamericano, 1994), Pasaje del Signo(Ed. Vinciguerra, 1998) y Travesía del Desierto (Ed. Vinciguerra, 2002).

Ilustración de Katherine Streeter

marzo 21, 2018 at 7:58 am 5 comentarios

Jackie Kay: Lluvia torrencial

Lluvia torrencial

La noticia sobre nosotras se esparce como una tormenta.
De una punta a otra de nuestro pueblo.
Nos quedamos tras las cortinas
entreabiertas como capuchas; vigilamos las miradas de la otra.

Hablamos de cambiarnos al oeste,
esta zona siempre ha sido una caja de zapatos
atada con cordel; pero bueno
tu padre todavía vive en esa casa
donde recalentábamos espagueti a la boloñesa
al mediodía y bailábamos con Louis Armstrong,
su gramófono fuerte como los latidos de nuestros dos corazones
al ritmo de bum didi bum didi bum.

¿Lo sabías entonces? Yo comencé a salir con Davy;
cuando me encontraba contigo sólo decía Hola.
Metí su sonrisa de foto del metro en mi cartera
y la sacaba para enseñarla a mis amigas en el descanso.

Poco después supe que te casaste con Trevor Campbell.
Todas las noches me metía al comedor escolar
totalmente desnuda, hasta que me despertaba el Miss, Miss, Miss
minuto a minuto. Luego me topé contigo en la Cruz.

No has cambiado, dijiste; esa tranquilidad.
Ni tú tampoco; tu risa aún atraviesa la calle.
Te ubico en el pasado, radiante, hasta que
— por qué no vienes a casa, a Trevor le encantaría.

El no estaba. No sé cómo ocurrió.
No nos molestamos con un sarta de te acuerdas.
Pasé mis dedos por las cuentas en tu cabello.
Tu pelo es bonito dije tontamente, bonito, te va bien.

Nos sentamos y nos miramos hasta que nuestros ojos se llenaron
como un vaso de vino. Lo hice, aquello que
soñé un montón de veces. Te desvestí
despacio, cada prenda de vestir caía
con un suspiro. Acaricié tu piel sedosa
hasta que estábamos de vuelta en los Campamentos, bajando
las colinas corriendo bajo una lluvia torrencial,
gritando y riéndonos; totalmente empapadas.

……………………………………………………………………………………………….

Poema de Jackie Kay (Edimburgo,1961) del libro La Generación del Cordero. Antología de la poesía actual en las islas británicas, realizada por los escritores Carlos López Beltran y Pedro Serrano

marzo 20, 2018 at 6:39 pm 1 comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


Bienvenido

Si quieres leer buena poesía este es tu sitio. Comenta los poemas, déjanos poemas relacionados, participa como tú quieras...

Los poemas del mes de abril

El Poema de la semana

El poema de la semana y más (libros, literatura, autores)

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Difusión cultural

Los derechos de los textos y demás material expuesto en este blog pertenecen a sus autores o herederos o titulares de los mismos. Su exposición tiene únicamente como finalidad la difusión cultural y no persigue ningún fin publicitario ni comercial.

Selección de los poemas: Ana Zarabozo